Una maravillosa experiencia laboral y académica que, después de años, está por llegar a un fin

istesHa sido una larga jornada, sin duda. A pesar de que la presencia tiene una frecuencia determinada, la cual, viéndola desde la perspectiva de un semestre académico completo, o un año académico, semeja reducida, ciertamente, hay mucha vivencia y experiencia que se obtiene de realizar esta labor.

Continúa leyendo Una maravillosa experiencia laboral y académica que, después de años, está por llegar a un fin

Comentarios y una respuesta indirecta desde Punto Edu para un tal Meléndez

El 15 de abril de 2017, se publicó en el diario El Comercio, uno de los más importantes del Perú, un artículo de un tal Carlos Meléndez. Continúa leyendo Comentarios y una respuesta indirecta desde Punto Edu para un tal Meléndez

Grandes sesgos en el argumento de venta

Hace unos días tuve una comunicación con una operadora de la empresa proveedora de mi nueva tarjeta de crédito, quien me ofreció un seguro de salud. El ofrecimiento se transformó en insistencia y devino en una situación que, al contarla por las redes, se hizo graciosa. Continúa leyendo Grandes sesgos en el argumento de venta

Prohibido olvidar

En el marco de LASA 2017, evento llevado a cabo en la Pontificia Universidad Católica del Perú por sus 100 años, en el Aula Polivalente del Complejo de Innovación Académica se estuvo presentando el Museo Itinerante Arte Por La Memoria, Continúa leyendo Prohibido olvidar

Un reconocimiento de Pasito a Paso por mi cumpleaños

Una de las experiencias más lindas que me pasaron un día de cumpleaños fue cuando llegué a 31, el año pasado. Había decidido no quedarme en casa, como siempre he solido hacer, sino ir a recorrer la montaña. Continúa leyendo Un reconocimiento de Pasito a Paso por mi cumpleaños

Manchas perennes de una Lima que se consume en su propia violencia

Lima se desgarra y hunde en medio del resentimiento en que vive la mayoría de su gente, un resentimiento que lleva a muchas formas de odio y de expresarlo. Continúa leyendo Manchas perennes de una Lima que se consume en su propia violencia