Lo hablado y compartido

Lo que finalmente le escribí fue lo siguiente:

Estimada Luciel,

Y el día llegó. Un año más de vida que cumples, un año más de experiencias que pasan a formar parte de la maravillosa persona que eres, hayan sido esas experiencias buenas o malas. Y lo digo porque estás aquí, frente a mis ojos, tan bella, dulce y agradable como siempre. Lo que haya sido negativo, tan solo ha ampliado tu conocimiento sobre la vida y te ha hecho más fuerte, y ello queda reflejado en la forma de mirar, hablar, pensar y ser. 

Me ha encantado conocerte y haber recibido tu atención, tu amabilidad, tu amistad e incluso tu confianza, por lo cual te estoy muy agradecido. Vivimos en un mundo muy cambiante y el ámbito empresarial es particularmente frío: un día estás y, al siguiente, ya cambiaste de rumbo. Esas relaciones que se generan en el interior de una organización suelen desvanecerse en el aire, para usar una frase de Marx, cuando se cambia de empresa, y las conversaciones cara a cara cotidianas pasan a ser conversaciones por alguna red social que, poco a poco, van dejándose de lado. A veces no ocurre, es verdad, sobre todo cuando las amistades han llegado a ser muy fuertes o cuando se ha llegado más allá de una amistad (aquí, el gran Mayck podría contarte su experiencia con quien es ahora la madre de sus hijos). Aun así, cuando el contexto compartido se divide, la posibilidad de lejanía queda latente.

Desde mi parte, a donde quiera que vayas, por donde quiera que vueles, espero que llegues muy lejos y más allá. Que puedas siempre encontrar momentos de felicidad, sola o acompañada. Que puedas conocer mucho del Perú y el mundo; jamás dejes de viajar, que es lo más fantástico que el ser humano puede hacer. Que puedas formar muchas amistades, que formes una magnífica familia si está en tu deseo formarla, que te vaya excelente laboral y académicamente, que conozcas a muchas personas y mucho de este mundo tan inacabable, amplio, misterioso, ajeno y hermoso. 

La foto que ves la tomé en un viaje en uno de los últimos meses de 2015, el cual fue de ensueño. Espero que te guste. Junto con ella, te estaré dando otros regalitos para honrarte este día, donde se incluyen, por ejemplo, el libro de una exposición de arte que se presentó en el CCPUCP hace ya varios años (el arte y la cultura siempre han sido muy importantes en mi vida) y una cadenita cuyo dije contiene un color que he llegado a asociar contigo, entre otros detalles. 

Feliz cumpleaños, Lucielita bella. Un abrazo inmenso y beso aún más grande de parte de alguien que te aprecia y quiere mucho.

Janis.


Más de una semana ha pasado desde que dejé aquel trabajo. Si bien el mensaje lo entregué más de medio mes antes de mi salida, ya de por sí representaba una despedida, quizás definitiva. Sin embargo, según lo hablado y compartido, podremos mantener el contacto. Es ya una nueva etapa de la vida.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s