Lo mejor de ti

He intentado imaginar que lo ocurrido aquella madrugada fue solo un sueño y que no perdí tu amistad. De estar en mis brazos, en un segundo desapareciste. No solo físicamente, de lo cual quizá no vea más tu rostro, sino tu persona. Quedé atrás y te extraño tanto, a pesar del poco tiempo que ha transcurrido. Es muy diferente la distancia geográfica de la distancia de cariño. La primera siempre deja una esperanza de reencuentro; la segunda desmorona todos o casi todos los puentes, quedando tan solo la memoria de lo vivido.

Siempre te sentí cerca al otro lado del viento, y mi alegría en cada momento que lo geográfico se reducía a solo un metro era grande. Es muy difícil para mí todo esto, ¿sabes? Lo último que me deseaste, si fueron sinceras tus palabras, fue tener una gran vida. Sin embargo, desde el punto en que me impusiste tu ausencia, perdí toda posibilidad de sentir que, sea lo que sea que haga en la continuidad de mis días, aquello podrá ser grande por mí, y es que, de lograr algo así, será un momento en que mi sentimiento estará inmerso en el mar de la melancolía, ya que no podré compartirlo contigo. Cualquier otra felicidad, finalmente, es solo pasajera.

92 [blog]

Al final, en cada uno de los mejores momentos que pueda tener en mi vida, pensaré en ti y desearé que estés a mi lado. Más que eso, te imaginaré a mi lado. Quizás, ello me lleve a seguir creyendo en ese pedacito de cielo del que te hablé en aquel mensaje largo que te envié. A seguir confiando que puede hacerse real. Un pedacito de cielo que es sublime, que es poder abrazarte una vez más, poder darte un beso desde el fondo de mi alma, poder mirarte a los ojos y creer que nos volveremos a encontrar.

Hay una melodía que suena, me hace muy triste. Acaso sea una manera de proyectar un futuro en que dé lo mejor de mí en honor a ti. Por que el color del mundo se haya opacado al no estar tú más que en mis sueños, y sea hora, ahora, de dar un paso más, y luego otro, y otro. Emprender un camino que me conduzca al encuentro del hogar que tanto busco, un hogar que solo puede hallarse entre tus brazos. Alejarme y acercarme al mismo tiempo. Los sueños serán más que importantes de ahora en adelante, porque, si extrañarte es lo que provoca lágrimas en mi corazón y mis ojos, extrañarte es a la vez la fuerza que me ayudará a levantarme cada vez que la vida me golpee.

Me llevo lo mejor de ti, que lo es todo.

Aún te quiero. Siempre, marmotita.

Janis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s