Un abrazo, dos abrazos, tu esencia, mi retorno

Un abrazo. Un abrazo y abrigarme con tu calor en esta fría noche. Un abrazo largo al pie de una escalera, tus brazos a mi alrededor, un beso en tu mejilla. La conversación continúa un poquito más. Ya estamos en un nuevo día, pero lo unimos al anterior, como una misma línea de tiempo, a través de nuestras palabras. Es uno de esos momentos en que la estructuración del tiempo no importa, sino el tiempo por sí mismo, puro. ¿De qué manera podría haber pensado en pasar un mejor momento en aquella víspera si no era a tu lado? No hay viaje sin ti, ni momentos especiales que importen, como un cumpleaños, por ejemplo. Y ahora es cuando un abrazo se hace eterno, porque no hay límites para los sentimientos. En mí, ese pedacito de tu afecto perdurará de manera indefinida.

Dos abrazos. Te he confiado mis historias. Te he confiado mis puntos de vista. Y mis planes, y mis deseos, y mis lamentos. Tanto comiendo pizzas y hablando de filosofía de la ética y algo de Marx, como en diversos otros momentos, aquí o en una ciudad gris. Mientras una sangría era disfrutada, me iluminabas con esos pensamientos y posturas tan interesantes y, por qué no, revolucionarios. Hay tanto por investigar y tanto por desarrollar. Tanto por cambiar en este mundo. Las palabras solo fluyen a tu lado, y te admiro. Te admiro por tus pensamientos, por lo que quieres lograr, en la tierra y en el viento, por tu amabilidad y tu confianza, por tu amistad y tu ser mujer, tu femineidad. Y admiro tu belleza, la cual es como todo lo que he visto que te he contado esta noche, como una montaña llena de colores impresionantes, como un imponente coloso de nieve que se expande en el horizonte, como el cielo más celeste y brillante, como esos senderos llenos de altos árboles y verde y sombras que recorrí, donde encontré la verdadera mística de este lugar.

Y amo tu forma de mirar y hablar, y de pensar y sentir, y cada abrazo que me das y beso que te puedo dar; sin embargo, este segundo abrazo terminó, la hora de retornar ha llegado. Fuiste lo mejor de mis viajes y te lo agradezco de todo corazón; estaré esperando volver a verte. Aún queda mucha música por vivir.

IMG_5158 ed
Habría querido que vinieras conmigo.
IMG_5222 ed
Pero confío en que habrá otra oportunidad. Esperaré por ella.

Esos abrazos, y el tiempo a tu lado, fueron más que especiales. Regreso, pero una parte de mí quedará por siempre al pie de esta escalera. Regreso, y ahora vuelvo a ver el mundo en su entera inmensidad, inabarcable. Como el cariño y afecto que te tengo.

Gracias, gracias por siempre, marmotita.

Te quiero, por siempre.

Janis

2 comentarios en “Un abrazo, dos abrazos, tu esencia, mi retorno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s